GUÍA DE
PASEO BRASIL

Cataratas do Brasil.

Tiempo: 1:45 horas Pasos: 9.667

  • Un dicho popular afirma que, en el espectáculo de las Cataratas del Iguazú, del lado argentino se encuentra el escenario y del brasilero la privilegiada platea. O lo que es lo mismo, desde Argentina se viven y desde Brasil se ven. Lo que está claro es que, ya sea desde el lado que uno elija visitarlas, se trata de una experiencia de inmersión en la naturaleza obligada e idónea para realizar otro de nuestros inolvidables paseos por el mundo.

    Situadas dentro del Parque Nacional del Iguazú, en la frontera entre Brasil y Argentina, las Cataratas del Río Iguazú mantienen una estructura cualificada para recibir a los turistas. No en vano reciben anualmente más de un millón de turistas.

  • Iniciamos nuestra ruta a pie en Foz do Iguaçu, ciudad ubicada a 28 kilómetros de las Cataratas y desde la que se puede acceder al Parque Nacional con transporte propio, mediante excursiones privadas o gracias al autobús público que tiene varias frecuencias horarias.

    Las Cataratas están formadas por 20 grandes cascadas y 255 caídas menores, a través de 72 kilómetros, alimentadas por el caudal del río Iguazú. Algunos de estos saltos llegan a alcanzar los 82 metros y logran verter entre 1.500 y 7.000 metros cúbicos de agua por segundo. Se pueden realizar paseos en lancha bajo los saltos y caminatas por senderos apreciando algunos animales de la selva subtropical.

  • Los senderos de acceso a las cascadas comienzan en el mirador, enfrente del Hotel de las Cataratas, y se extienden más de un kilómetro en la margen derecha del río Iguazú. Hay una sola pasarela, en un solo sentido, que se puede recorrer sin dificultad hasta las inmediaciones de la Garganta del Diablo, accidente en forma de ranura, o de U, de 150 metros y con una longitud de 700 metros, cuyas vistas desde el mirador resultan una sorpresa no apta para turistas con exceso de sensibilidad.

    La Garganta del Diablo, al ser el salto más alto y el de mayor caudal, es un espectáculo aparte, que se puede disfrutar en toda su majestuosidad a 50 metros de distancia recorriendo las pasarelas que parten desde Puerto Canoas, al que se llega utilizando el servicio de trenes ecológicos. Por este salto pasa la frontera entre ambos países.

  • Es imprescindible descubrir la llamada Trilha das Bananeiras, un sendero de dos kilómetros de recorrido que puede realizarse acompañado por guías bilingües y pasando por pequeñas lagunas donde contemplar distintos pájaros acuáticos.

  • Os recordamos que el Parque Nacional es un lugar de preservación del medio ambiente y que por ello estamos obligados a respetar las normas de seguridad y a no tocar o alimentar a los quatis, animales silvestres típicos del lugar que tienden a estar cerca de los caminos. Es obligado el uso de ropa cómoda y calzado adecuado para caminar. El resto es sencillo: basta con dejarse guiar por la majestuosidad del paisaje y disfrutar del entorno.

BRASIL