Factores de riesgo de la insuficiencia venosa leve

La edad, una vida sedentaria… ¡incluso nuestro trabajo! Son algunos de los factores que pueden predisponer a padecer insuficiencia venosa leve:

  • Edad y herencia genética

    A medida que nos hacemos mayores tenemos más probabilidades de presentar insuficiencia venosa leve. También está asociada con la herencia familiar, por lo que el riesgo de padecerla es mayor si nuestros progenitores la presentan.

    Edad y herencia genética.

  • Embarazo

    Las hormonas generadas durante el embarazo, así como la presión que ejerce el feto, pueden facilitar la aparición de insuficiencia venosa leve y varices.

    Embarazo.

  • Sexo femenino y alteraciones hormonales

    Existe una asociación entre el sexo femenino y la aparición de la insuficiencia venosa leve, principalmente debido a un efecto hormonal.

    Sexo femenino y alteraciones hormonales.

  • Sobrepeso

    A mayor peso, mayor presión en las piernas y sus venas, con el consiguiente riesgo de aparición de insuficiencia venosa leve.

    Sobrepeso.

  • Vida sedentaria y falta de ejercicio

    Permanecer inmóviles durante largos períodos de tiempo hace que la sangre se estanque y aumente la presión sanguínea en las venas, provocando su dilatación.

    Vida sedentaria y falta de ejercicio.

  • Profesiones que requieren largos períodos de pie

    Pasar la mayor parte de la jornada laboral de pie, dificulta la correcta circulación sanguínea, lo que puede desarrollar problemas circulatorios.

    Profesiones que requieren largos períodos de pie.